Ajusta la mascarilla a tu estilo siguiendo estos tips

Ajusta la mascarilla a tu estilo siguiendo estos tips

La nueva normalidad a la que estamos adaptándonos incluye sí o sí el uso de mascarillas, incluso ahora que la vacuna ya se encuentra en el país, la mascarilla sigue siendo un accesorio obligatorio para llevar a cabo nuestra rutina diaria.

Hasta ahora, la gran mayoría de los comentarios que escuchamos de las personas nos dicen que por temas de prevención lo mejor es rasurar del todo nuestra barba y evitar riesgos. Lo cierto es que a medida que pasan los meses nos hemos ido educando y encontrando fórmulas que nos permiten encontrar un equilibrio entre la imagen que queremos proyectar y el cuidado de nuestra salud.

Lo primero que queremos que sepas es que no es estrictamente necesario rasurarte esa barba al 100%. La alternativa es recortar la barba hasta dejarla en pocos milímetros, la longitud adecuada, de pocos milímetros, permite el uso de la mascarilla sin dificultades, y el efecto visual es el de un hombre con barba. 

Ahora ¿qué pasa con nuestra barba cuando usamos por tanto tiempo la mascarilla? La respuesta, aunque no nos guste es que se crea un microclima ideal para la presencia de bacterias y hongos, ya que, este nuevo accesorio hace presión sobre los poros y los folículos se inflaman o infectan permitiendo foliculitis bacteriana o fúngica. Si eres de los que ha experimentado esta situación, POR FAVOR evita tocarlos o explotarlos, para no complicar el problema 

¿Cómo cuidamos nuestra barba? Según nuestros expertos la rutina que debes llevar a cabo es la siguiente 

1.- Realiza cuidados más exhaustivos: Asea tu barba dos veces al día con un producto específico y apto, que cuide tu barba y tu piel. Nuestra sugerencia es shampoo para barbas de Ulv Men, ya que es un producto natural, de suave aroma y que aporta fuerza al vello, pero obvio tu tienes tus propias preferencias.

2.- Peina tu barba de manera continua post ducha, durante el día y al momento de ir a dormir. El uso de mascarillas hace lucir una barba desaliñada y desprolija, así que nuestra recomendación es lleva un peine contigo para cuando retires la mascarilla puedas volver a ordenarla y lucir como quieres. Además, el uso de este cepillo estimularás el bulbo piloso del vello, arrastrando además partículas del día que afectan o dañan la vitalidad de tu barba. 

3.- Post ducha, seca muy bien tu barba y la piel que hay debajo de ella, recuerda que al usar mascarillas esa humedad se conservará, facilitando la aparición de hongos que puedan provocar malos olores, debido al encierro del vello bajo la mascarilla.

3.- Utiliza la porción justa de aceites hidratantes en tu barba, para evitar sebo y ahogar la raíz del vello. El correcto uso de aceite mantendrá alejada de descamación o caspa y brindará imagen de brillo y suavidad. Ojala el aceite de tu elección este elaborado en base a tu tipo de piel.

4.- Perfila tu barba al menos una vez al mes, para que mantengas el largo de tu barba bajo control y puedas seguir luciendo sofisticado, con estilo, pero cuidando tu salud.

5.- Una vez al mes ve por un tratamiento de vapo ozono, mientras más oxigenada e hidratada este tu piel, menor será el riesgo de presentar estos microclimas que afecten tu barba por el uso de la mascarilla.

6.- Ahórrate un problema, pero no ahorres en productos. NO reemplaces un producto específico como el shampoo para barbas, por jabón de manos o gel de ducha, tampoco te recomendamos cambiar el aceite para barbas por aceites o vaselina de bebe. No uses un limpiador facial estándar, provocarás que tu piel y barba se resequen.

Como vez, el trabajo logrado con tu barba durante todo este tiempo no tiene por qué irse al tacho de la basura, siempre se puede lograr un perfecto equilibrio en las cosas, sólo es cosa de volvernos un poco más meticulosos y llevar a cabo esta rutina.